domingo, 5 de julio de 2009

Maria el espectro

¿Maria te acordàs de la felicidad?-. Una vez me pregunto ella , con apenas 8 amaneceres ya sabia la dura diferencia entre la muerte y la vida, lo sòlido y lo abstracto.Obviamente le respondi que no, ¡¿como saberlo ?!estaba muerta no recordaba ningun sentimiento.
Entre suspiros me miro y me dijo que intentara, que podia hacerlo y que yo era su ùltima esperanza.Claro, las almas perdidas agonizaban entre los rincones de aquèl espacio sin fin, llantos, dolor era comùn en esos lugares, el tiempo no era tiempo estabamos estancados en un eclipse sin fin de lamentos y oceanos de làgrimas ya hace tiempo que los rayos del sol no iluminaban mi cara o el aire que era, perdidos entre el purgartorio y el camino de la paz, nadie tenia tiempo para escuchar a una niña a una pobre niña que ninguna lagrima le borro la sonrisa que tenia.
-Pues, tratarè-le dije. Mi mente estaba en blanco pero mi corazon lleno de memorias y recuerdos de aquella niña en la que fui su refugio por 9 meses, fui la primera en decirle te amo y en ser el manto de sus penunmbrias, yo era feliz.
- Sabes, ahora que recuerdo tenia una hija, era brillante adorable como la lavanda por la mañana, làstima que encontrò su fin aprendiendo andar en bicileta, un auto la chocò mientras aprendia - le dije a la niña.
-¿Era una bicleta rosa?- me dijo ella.
-Sì -le respondì
- ¿Era un dìa nublado y petuñas rodeaban los rulos de la niña?- el espectro me dijo
- Si- asombrada le dije
-¿Su nombre era Jasmin?- con la voz acelerada e impaciente me preguntò
-¡Si!, ¿Jasmin, eres tù?- dije entre lagrimas.
- ¡Oh! madre si, soy yo Jasmin, tu flor de la vida- mi querida hija me respondiò.
Ese dìa fue el mas feliz de mi vida desde que Jasmin naciò, habìa encontrado a mi flor perdida, quien iva a pensar que nuestras almas se encontrarian , quien iva a pensar que en ese lugar oscuro dos luces agobiadas de amor lo iluminarian, quien iva a pensar que nuestro amor fue el guìa hacia el sendero de la paz, el sendero hacia la vida entera.
Si, yo Maria el espectro soy un ejemplo de que la esperanza no se pierde ni cuando uno esta muerto, y que el amor ilumina màs que la luz misma.

Atte: Maria desde el umbral del infinito.

8 comentarios:

  1. queria poner vida eterna y puse vida entera xD

    ResponderEliminar
  2. jaja un pequeño fallo que no enturbia para nada la belleza del relato ^^ me ha gustado mucho la manera en que lo has contado todo, muy tierno.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. hola tenia que comentar wow es una gran historia me encanto felicidades

    ResponderEliminar
  4. tu escrito me toco desde un punto muy personal...
    fui madre hace poco pero la perdi...
    creo q ella son las rosas y el angel en el jardin que me llevara de regreso a casa...

    ResponderEliminar
  5. Saludos ivi, Algun dia veremos anime juntas :/

    ResponderEliminar
  6. que hermoso lo qe escribes *.* me dio escalofrios cuando lo lei y tu blog es genial , me encanto ^^

    ResponderEliminar
  7. Mi nuevo blog

    http://loscaminos-demivida.blogspot.com/

    Cariños!

    Caro

    ResponderEliminar

dulce melodia se escucha en la brisa